Verano 2021: Enfermedades que afectan a los adultos mayores y cómo protegerlos

enfermedades que afectana los adultos mayores

El riesgo de contraer cualquier enfermedad está siempre presente en todas las personas; sin embargo, con la llegada del verano y el aumento de temperatura, los niños, las personas inmunodeficientes y los adultos mayores se vuelven más vulnerables a enfermedades que van desde un simple resfriado de verano, golpes de calor o enfermedades potencialmente graves como una neumonía. Sin duda, el verano es una época complicada para las personas mayores.

Algunas de estas enfermedades tienen causas muy diversas y otras se asociación principalmente al envejecimiento. A mayor edad, el riesgo de desarrollar diferentes enfermedades aumenta. Solo en el Perú, hay más de 4 millones 140 mil adultos mayores de 60 años, quienes están expuestos a mayor número de enfermedades que se agravan con la edad y que podrían ser un riesgo para su salud.

Por ello, nuestros especialistas a través de la campaña “Narradores de Historia”, dan a conocer 5 enfermedades que afectan a los adultos mayores en verano y cómo evitarlas:

  1. Resequedad en la piel: Con el paso del tiempo, los órganos empiezan a deteriorarse mientras pierden su vitalidad, y la piel no es una excepción. Mientras que en las primeras etapas de la vida la renovación de la piel es rápida, en la adultez y vejez esta empieza a hacerse, inevitablemente, más lenta. Al exponerse al sol, sin utilizar ninguna protección a la piel, ocasiona heridas y yagas, la contaminación ambiental, la alimentación e, incluso, el hábito de fumar, son algunos de los factores más importantes que la dañan y afectan considerablemente.
  2. Golpes de calor: En algunos casos, los adultos mayores realizan actividades al aire libre y no se protegen del sol adecuadamente, exponiéndose a los peligros generados por el golpe de calor. Sensación de debilidad, de agotamiento, confusión o piel seca que acompañan el proceso de deshidratación, a menudo, son algunos de los síntomas que en la mayoría de casos son confundidos por malestares generados por la edad. Sin embargo, es perjudicial para la salud de un adulto mayor, dado que podrían desmayarse, golpearse y provocar hasta la muerte.
  3. Deshidratación: Ahora que se acerca el verano y las temperaturas comenzarán a subir, las personas mayores pueden perjudicarse al no poder hidratarse de forma constante, ciertos síntomas avisan de posibles problemas posteriores por el calor. Entre ellos están: dolores de cabeza, mareo, calambres musculares, falta de energía, cansancio con una mínima actividad, boca seca, presión arterial baja, ritmo cardiaco elevado, confusión, menos micción, etc. La deshidratación severa o prolongada puede exigir hospitalización, infecciones de la vejiga, cálculos renales y otros problemas.
  4. Neumonía: Esta enfermedad tiene gran incidencia en los adultos mayores, dado que presentan un sistema inmunitario débil. Muchas personas creen que la neumonía suele presentarse solo en temporada de invierno, sin embargo, puede aparecer en cualquier época del año, debido a que los pulmones de los adultos mayores están desgastados por la edad, además están en riesgo de contagio en cualquier momento dado que podrían tener contacto con una persona infectada con la bacteria de neumococo. Por ello, todo adulto mayor de 60 años debe vacunarse. El Ministerio de Salud aplica la vacuna contra el neumococo de forma gratuita en todos los establecimientos de salud públicos.
  5. Resfriado en verano: Los principales causantes del resfriado en verano son los rinovirus, el cual se genera al pasar del calor al frío y viceversa. De esta forma, el organismo está constantemente en alerta, lo que puede provocar una irritación de las mucosas nasales que facilita la entrada de esos agentes. Además del cansancio, el estrés y una mala alimentación lo largo genera infecciones respiratorias.

 

RECOMENDACIONES

 Sigue los siguientes consejos y evita que los adultos mayores de tu familia estén expuestos a estas enfermedades:

  • Evita que se exponga a las actividades fuera del hogar durante las horas donde hace más sol. Siempre debe usar sombreros de ala ancha, bloqueador y siempre estar baja la sombra.
  • Aumenta su consumo de agua o de líquidos a fin de evitar la deshidratación.
  • Usar protector solar con un SPF mayor a 30 para evitar daños en la piel.
  • Revisar su cartilla de vacunación y en caso no se haya aplicado la vacuna contra la neumonía, se debe acudir a un establecimiento de salud público para vacunarlo. Para conocer el establecimiento de salud más cercano a su domicilio se puede ingresar a historiassinneumonia.com
  • No desabrigarlo. Debe usar ropa que proteja su pecho y espalda.
  • Lavar y hervir bien los alimentos antes de su consumo.
  • Para evitar la resequedad de la piel en los adultos mayores, siempre se debe hidratar con cremas humectantes recomendadas por un especialista en la salud.